Artículos de Interés - Ver

Editorial | SEIS MESES DIFERENTES: DESAFÍOS Y NUEVOS PROYECTOS
9/10/2020

Por: Comisión directiva del ITAES

En el mes de setiembre se cumplieron seis meses desde que trasladamos los puestos de trabajo a nuestras casas, dejando las oficinas del ITAES, a las que estamos regresando en forma paulatina y prudente.

Desde hace más de tres años que en el ITAES se complementaban actividades presenciales y remotas, sin embargo la obligación de ejecutar la totalidad de las mismas a distancia generó incertidumbre y hasta cierta angustia ante la posibilidad de que no se pudiera mantener un grado de viabilidad aceptable.

Fuimos adaptando muchas de las actividades a esta nueva realidad y hemos desarrollado algunas nuevas, fundamentalmente dirigidas a brindar acompañamiento a las organizaciones de salud durante esta crisis.

También decidimos afrontar desafíos, para generar nuevos proyectos y metodologías de trabajo, especialmente relacionadas con la posibilidad de realizar evaluaciones externas de calidad en forma remota. En este último sentido fuimos constatando que no estábamos equivocados pues otras acreditadoras, igualmente reconocidas por ISQua, también estaban explorando este camino.

Hemos adecuado los sistemas a estas necesidades, pudiendo afirmar que el ITAES ya está preparado para afrontar una parte importante del proceso bajo esta nueva modalidad, reservando algunos aspectos -que necesariamente deben ser ejecutados en forma presencial- para el momento en que se supere la crisis. Es importante destacar que un número de ellos están más relacionados con los recursos tecnológicos y aspectos culturales de los establecimientos que con la imposibilidad de su concreción en forma remota.

Lo mencionado en relación a las evaluaciones se podrá mantener y mejorarán una vez superada la pandemia, haciendo aún más eficiente el sistema.

Continuando, a modo de inventario, se logró mantener casi sin ruptura la continuidad de las actividades del órgano de conducción del Instituto, que si bien ya tenía participación remota disponible desde el año 2017, tuvo que migrar en un 100% a esta modalidad. Se mantuvo la frecuencia habitual de las reuniones de Mesa Directiva a modo de Comité de Crisis, de la Comisión Directiva (siempre superando el quorum requerido para sesionar) y, merced a las disposiciones de la Inspección General de Justicia adaptadas al aislamiento obligatorio, se realizó la Asamblea Anual del ITAES con una importante participación de socios, quizás la más numerosa de los últimos 10 años.

Se puso en marcha un Ciclo de debate, por videoconferencia, convocando expertos en diversas temáticas con el objetivo de colaborar con integrantes de establecimientos de salud. Estos talleres y webinars se han convertido en un clásico, un encuentro de referencia por el valor que aportan sus disertantes y por convocar a un número de participantes impensado para las actividades “tradicionales” presenciales.

Se mantuvo la comunicación constante con los establecimientos en programa, que han podido continuar con el cumplimiento de muchas de las acciones incluidas en los diferentes planes.

Se desarrolló una herramienta de ayuda para llevar un orden y control de las acciones destinadas a la adecuación al COVID19, que está a disposición en forma gratuita para personas e instituciones; agregando que para aquellos establecimientos que se encuentran en alguna de las etapas del programa de acreditación, la misma podrá ser validada, pues tiene interdependencia con aspectos previos que ya fueron evaluados durante esos procesos. Para las demás organizaciones, invitamos a explorarla ya que consideramos puede servir como guía de implementación.

Mientras tanto se están desarrollando nuevos proyectos. En breve estará terminado un nuevo programa de certificación (para entidades ya acreditadas) dirigido al soporte nutricional. Asimismo, se están generando notas de interpretación para incorporar en los manuales de acreditación los aspectos de calidad vinculados a los servicios provistos a través de la telemedicina.

Se ha incrementado el uso de los canales de comunicación (newsletters, comunicados, sitio web, entre otros) y otras acciones relacionadas con la operatoria ordinaria cuya enumeración excede el objetivo de esta editorial.

Es muy importante referirnos a la sustentabilidad del ITAES, gracias a la colaboración de los asociados -que a pesar de la situación crítica han mantenido un flujo de fondos-, sumado a una reducción importante de gastos y al aporte del estado a través del ATP. No sabemos cómo seguirá evolucionando esta crisis por lo que solicitamos a todos los asociados que, ahora más que nunca, refuercen el concepto que el ITAES es una Asociación Civil con dependencia absoluta de ellos. Seguramente nos estaremos comunicando con nuestros socios para establecer mecanismos para reducir el impacto de estos aportes en su propia economía.

También respecto de la sustentabilidad, es fundamental destacar el compromiso de los directivos y del personal operativo del ITAES que han redoblado sus esfuerzos en estos meses para colaborar no solo con la viabilidad de la organización sino también con su crecimiento constante a pesar de la crisis.