Comunidad ITAES

Declaración de la OMS - Día Mundial de la Seguridad del Paciente 2020
17/9/2020

17 de septiembre de 2020 | GINEBRA - La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide a los gobiernos y a los líderes de la atención médica que aborden las amenazas persistentes a la salud y la seguridad de los trabajadores de la salud y los pacientes.

“La pandemia de COVID-19 nos ha recordado a todos el papel fundamental que desempeñan los trabajadores de la salud para aliviar el sufrimiento y salvar vidas”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Ningún país, hospital o clínica puede mantener seguros a sus pacientes a menos que mantenga seguros a sus trabajadores de salud. La Carta sobre la seguridad de los trabajadores de la salud de la OMS es un paso para garantizar que los trabajadores de la salud tengan las condiciones de trabajo seguras, la capacitación, la paga y el respeto que merecen ”.
La pandemia también ha puesto de relieve hasta qué punto la protección de los trabajadores de la salud es clave para garantizar un sistema de salud y una sociedad en funcionamiento.
La Carta, publicada hoy con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente , insta a los gobiernos y a quienes gestionan los servicios de salud a nivel local a tomar cinco medidas para proteger mejor a los trabajadores de la salud. Estos incluyen medidas para proteger a los trabajadores de la salud de la violencia; para mejorar su salud mental; protegerlos de peligros físicos y biológicos; promover programas nacionales para la seguridad de los trabajadores de la salud; y conectar las políticas de seguridad de los trabajadores sanitarios con las políticas de seguridad del paciente existentes.
Crecientes informes de infecciones, enfermedades y ataques entre los trabajadores de la salud que luchan contra el COVID-19
COVID-19 ha expuesto a los trabajadores de la salud y sus familias a niveles de riesgo sin precedentes. Aunque no son representativos, los datos de muchos países de las regiones de la OMS indican que las infecciones por COVID-19 entre los trabajadores de la salud son mucho mayores que las de la población general.
Si bien los trabajadores de la salud representan menos del 3% de la población en la gran mayoría de los países y menos del 2% en casi todos los países de ingresos bajos y medios, alrededor del 14% de los casos de COVID-19 notificados a la OMS se encuentran entre los trabajadores de la salud. En algunos países, la proporción puede llegar al 35%. Sin embargo, la disponibilidad y la calidad de los datos son limitadas y no es posible establecer si los trabajadores de la salud se infectaron en el lugar de trabajo o en entornos comunitarios. Miles de trabajadores sanitarios infectados con COVID-19 han perdido la vida en todo el mundo.
Además de los riesgos físicos, la pandemia ha generado niveles extraordinarios de estrés psicológico en los trabajadores de la salud expuestos a entornos de alta demanda durante largas horas, que viven con el temor constante de estar expuestos a enfermedades mientras están separados de su familia y se enfrentan a la estigmatización social. Antes del golpe del COVID-19, los profesionales médicos ya tenían un mayor riesgo de suicidio en todas partes del mundo. Una  revisión reciente de profesionales de la salud encontró que uno de cada cuatro informó depresión y ansiedad, y uno de cada tres sufrió insomnio durante el COVID-19 [1] . La OMS destacó recientemente un aumento alarmante en los informes de acoso verbal, discriminación y violencia física entre los trabajadores de la salud a raíz del COVID-19.
5 pasos para mejorar la seguridad del trabajador de la salud y la seguridad del paciente
En el Día Mundial de la Seguridad del Paciente, la OMS recuerda a los gobiernos que tienen la responsabilidad legal y moral de garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores de la salud. La Carta de los trabajadores de la salud de la Organización insta a todos los Estados Miembros y partes interesadas pertinentes a tomar medidas para:
1. Establecer sinergias entre las políticas y estrategias de seguridad de los trabajadores sanitarios y de seguridad del paciente.
Desarrollar vínculos entre la salud y seguridad ocupacional, la seguridad del paciente, la mejora de la calidad y los programas de prevención y control de infecciones.
Incluir habilidades de salud y seguridad en la seguridad personal y del paciente en los programas de educación y capacitación para trabajadores de la salud en todos los niveles.
Incorporar requisitos para la seguridad de los trabajadores de la salud y los pacientes en los estándares de acreditación y licencias de atención médica.
Integre los sistemas de aprendizaje e informes de incidentes de seguridad del personal y del paciente.
Desarrollar métricas integradas de seguridad del paciente, seguridad del trabajador de la salud y calidad de los indicadores de atención, e integrar con el sistema de información de salud.  
2. Desarrollar e implementar programas nacionales para la salud y seguridad ocupacional de los trabajadores de la salud.
Desarrollar e implementar programas nacionales de salud ocupacional para trabajadores de la salud en consonancia con las políticas nacionales de salud y seguridad ocupacional.
Revisar y actualizar, cuando sea necesario, las regulaciones y leyes nacionales de salud y seguridad ocupacional para garantizar que todos los trabajadores de la salud tengan protección reglamentaria de su salud y seguridad en el trabajo.
Designar funcionarios responsables con autoridad para la salud y seguridad ocupacional para los trabajadores de la salud tanto a nivel nacional como de las instalaciones.
Desarrollar estándares, pautas y códigos de práctica sobre salud y seguridad ocupacional.
Fortalecer la colaboración intersectorial en materia de seguridad de los trabajadores de la salud y los pacientes, con una representación adecuada de los trabajadores y la dirección, incluidos el género, la diversidad y todos los grupos ocupacionales
3. Proteger a los trabajadores de la salud de la violencia en el lugar de trabajo.
Adoptar e implementar, de conformidad con la legislación nacional, las políticas y los mecanismos pertinentes para prevenir y eliminar la violencia en el sector de la salud.
Promover una cultura de tolerancia cero a la violencia contra el personal sanitario.
Revisar las leyes laborales y otras leyes y, en su caso, la introducción de legislación específica para prevenir la violencia contra los trabajadores de la salud.
Asegurar que las políticas y regulaciones se implementen de manera efectiva para prevenir la violencia y proteger a los trabajadores de la salud.
Establecer mecanismos de implementación relevantes, tales como defensores del pueblo y líneas telefónicas de ayuda, para permitir la presentación de informes y el apoyo gratuitos y confidenciales para cualquier trabajador de salud que enfrente la violencia.
4. Mejorar la salud mental y el bienestar psicológico
Establecer políticas para garantizar una duración adecuada y justa de los despliegues, las horas de trabajo, las pausas para descansar y minimizar la carga administrativa para los trabajadores de la salud.
Definir y mantener niveles adecuados de personal seguro dentro de las instalaciones de atención médica.
Brindar cobertura de indemnización y seguro por riesgos relacionados con el trabajo, especialmente aquellos que trabajan en áreas de alto riesgo.
Establecer una cultura de trabajo justa y libre de culpa a través de una comunicación abierta, incluida la protección legal y administrativa contra acciones punitivas al informar eventos adversos de seguridad.
Brindar acceso a servicios de apoyo social y de bienestar mental para los trabajadores de la salud, incluido el asesoramiento sobre el equilibrio entre la vida laboral y personal y la evaluación y mitigación de riesgos.
5. Proteger a los trabajadores de la salud de los peligros físicos y biológicos.
Garantizar la implementación de estándares mínimos de seguridad del paciente, prevención y control de infecciones y seguridad ocupacional en todas las instalaciones de atención médica en todo el sistema de salud.
Asegurar la disponibilidad de equipo de protección personal (EPP) en todo momento, según corresponda a las funciones y tareas desempeñadas, en cantidad adecuada, en forma apropiada y de calidad aceptable. Asegurar una reserva de PPE adecuada, localmente conservada. Asegurar una formación adecuada sobre el uso apropiado de PPE y precauciones de seguridad.
Asegurar servicios ambientales adecuados como agua, saneamiento e higiene, desinfección y ventilación adecuada en todas las instalaciones de salud.
Garantizar la vacunación de todos los trabajadores de la salud en riesgo contra todas las infecciones prevenibles por vacunación, incluidas la hepatitis B y la influenza estacional, de acuerdo con la política nacional de inmunización y, en el contexto de la respuesta de emergencia, el acceso prioritario de los trabajadores de salud a las vacunas disponibles y con licencia reciente.
Proporcionar recursos adecuados para evitar que los trabajadores de la salud sufran lesiones y la exposición nociva a sustancias químicas y radiaciones; Proporcionar equipos y estaciones de trabajo funcionales y ergonómicamente diseñados para minimizar las lesiones musculoesqueléticas y las caídas.
Además de la Carta de seguridad de los trabajadores de la salud, la OMS también ha delineado los Objetivos específicos del Día Mundial de la Seguridad del Paciente 2020 para que los líderes de atención médica inviertan, midan y mejoren la seguridad de los trabajadores de la salud durante el próximo año. Los objetivos están destinados a que las instalaciones de atención médica aborden cinco áreas: prevención de lesiones cortopunzantes; reducir el estrés y el agotamiento relacionados con el trabajo; mejorar el uso de equipos de protección personal; promover la tolerancia cero a la violencia contra el personal sanitario; y análisis de incidentes graves relacionados con la seguridad.