Artículos de Interés - Ver

Opinión | "SITUACIONES DE CRISIS. ACREDITACIÓN Y CAMBIO CULTURAL." - Dr. Ricardo Herrero, Dir. gral . del ITAES
21/7/2020

La importancia de la estandarización en calidad, la planificación y la gestión por procesos en las situaciones de crisis

El proceso de acreditación consiste en una adecuación a estándares de calidad, donde la acreditación es la constatación que la institución ha alcanzado un determinado porcentaje de cumplimiento.

Nos preguntamos si en las situaciones de crisis dicho proceso es útil o si solo lo es en estado de equilibrio.

La acreditación promueve cambios en la cultura de la organizaciones relacionados con la comprensión de las necesidades de la población, la mejora de la calidad en el cuidado de la salud (en todas sus dimensiones), el uso eficiente de los recursos y, por sobre todo, la migración a un modelo de atención centrado en las personas.

Si una organización adoptó una mecánica de trabajo en base a estándares y protocolos sin dudas tendrán mayor facilidad para incorporar nuevos, modificar los existentes, discontinuar temporalmente aquellos que no son útiles. Por otro lado, luego de superar la situación de crisis podrá retomar lo suspendido, reacomodar lo modificado, evaluar si lo nuevo debe ser mantenido y podrá resguardar ordenadamente lo actuado para retomarlo ante una nueva contingencia.

Se podría decir a priori que aquella institución que logró estos cambios, sin dudas se encontrará mejor parada para afrontar una crisis.

No es lo mismo la respuesta de una organización acostumbrada a planificar, a gestionar el riesgo o a manejar procesos que aquellas que mantienen modelos de gestión lineal o funcional.

La pandemia ha puesto en evidencia falencias del sistema de salud en general y de los establecimientos de salud en particular, sobre todo en aspectos relacionados con atributos básicos de la calidad.

La necesidad de introducir en forma definitiva la calidad en el proceso de atención es una de las grandes enseñanzas que nos dejará esta pandemia. Si no se encaran programas de mejora, se podría decir que no hemos aprendido nada y en la próxima crisis se repetirán los mismos errores.

Este camino de mejora requiere un esfuerzo conjunto de todos los sectores y subsectores que componen nuestro complejo sistema de salud, junto con profundos cambios culturales; pero si realmente se desea alcanzar un modelo de atención centrado en la persona -y sus dimensiones sociales- será necesario dar el paso más complejo: el cambio de los modelos mentales.

Dr. Ricardo Herrero, Dir. gral. del ITAES