Definicion. Beneficios. Estandares


DEFINICIÓN DE ACREDITACIÓN
Es una modalidad de evaluación integral, que contempla tanto la estructura, como el funcionamiento, considerando pautas sobre el trabajo realizado y sus resultados, estableciéndose como un proceso dinámico. Califica la totalidad del establecimiento, y el resultado es ser o no acreditado, lo que constituye una garantía de confiabilidad.

Considera desde la planta física y el equipamiento hasta el resultado final obtenido y el grado de satisfacción del usuario, teniendo periodicidad fija con normas que remiten a un nivel intermedio entre un óptimo conocido -accesible y real- y un mínimo aceptable de requerimientos, de acuerdo a parámetros de referencia en el lugar donde actúa la institución.

La Acreditación se acompaña de una comunicación confidencial de la evaluación y opiniones técnicas sobre las correcciones que se consideran necesarias para mejorar las condiciones actuales.

Para fortalecer la evaluación de resultados, ITAES -asociado con SACAS (Sociedad Argentina para la Calidad en Atención de la Salud)- está llevando a cabo el proyecto PICAM , tendiente a inducir una cultura de la calidad en las instituciones, a través del registro, procesamiento y publicación confidencial de indicadores de calidad.

BENEFICIOS DE LA ACREDITACION
¿A quienes beneficia la Acreditación?

La Acreditación beneficia a las instituciones con el fin de revisar su actuación de acuerdo a estándares conocidos, para luego poder planificar e implementar las mejoras que permitan demostrar los logros de calidad de su organización.

A los profesionales de la salud, pues reconoce e incentiva la participación de éstos en la mejora de la calidad.

Demuestra a los pacientes el esfuerzo que el establecimiento desarrolla para su mejora y así aumentar la confianza de la comunidad en él.

Exhibe el compromiso de la dirección con la mejora de la calidad de la asistencia y refuerza la posición competitiva del establecimiento.

ESTÁNDARES
Los estándares representan una visión especializada de lo que debe ser un buen establecimiento de salud y constituyen una recopilación de los conocimientos actuales sobre la calidad asistencial esperable.

Establecen un criterio "trazador", cuya presencia permite deducir si un determinado servicio o actividad en estudio, reúne condiciones básicas de calidad y seguridad.

Los estándares establecen los requisitos para cada una de las funciones esenciales de la institución, tanto las funciones centradas en la atención del paciente, como las que se refieren al funcionamiento de la organización, que el nosocomio deberá cumplir para ofrecer la mejor calidad asistencial posible.