Entrevistas de Opinión - Ver

Dra. Mónica Daddiego y la Lic. Patricia Ochoa - Clínica La Pequeña Familia, de Junín, Provincia de Bs. As.
7/9/2021

En el interior de la provincia de Buenos Aires, la clínica La Pequeña Familia es la única entidad acreditada por Itaes, y la segunda a nivel nacional que ha logrado esta acreditación en modalidad de evaluación virtual, en contexto de pandemia.

La entidad juninense lleva 10 años siendo evaluados por Itaes y en todas las instancias de evaluación ha acreditado con el más alto nivel. Al respecto, la clínica resaltó que ello “demuestra nuestro esfuerzo por superarnos día a día y por ofrecer a los pacientes seguridad y confianza en los servicios brindados. Y en el contexto actual de pandemia, obtener esta acreditación tiene un significado aún más extraordinario”.

Al respecto, la Dra. Mónica Daddiego y la Lic. Patricia Ochoa, quienes lideran el Comité de Calidad y Seguridad de Pacientes, comentaron que implicó esta nueva acreditación y los desafíos que debieron afrontar.

- La pandemia ha provocado un cambio en la atención de los pacientes, ¿cómo repercutió en los procesos de calidad?

- Como sucedió en muchas instituciones, en un primer momento de la pandemia se produjo una interrupción abrupta de los procesos asistenciales cotidianos que nos sacó de eje, hasta que pudimos encausarnos y comenzamos a participar en la reingeniería de estos procesos basándonos en las experiencias de otros y en la nuestra.
De toda situación de crisis, surgen oportunidades. En nuestro caso, la pandemia nos permitió acelerar procesos de mejora continua de calidad y seguridad del paciente, que en otro contexto hubiera llevado más tiempo.

A finales del 2020 y principios del 2021 comenzamos a trabajar en la acreditación Itaes, lo cual nos permitió definir un objetivo claro en nuestro programa de Calidad y Mejora Continua. Algo no menor, considerando el contexto de tan alta incertidumbre en el que estábamos insertos.

- Hablar de Instituciones Seguras en un contexto de pandemia, ciertamente ha sido un desafío que exigió adecuar los procesos para garantizar las medidas de seguridad. ¿Cómo se trabajó en este aspecto?

- La pandemia del Covid-19 puso a prueba nuestro programa de gestión de calidad, tratando de responder adecuadamente a las nuevas demandas y mantener la provisión y calidad de los servicios esenciales.

Fue necesario adecuar los procesos para adaptarnos a estos desafíos, siendo lo suficientemente versátiles, pero sin resignar la seguridad de los pacientes. En tal sentido, tuvimos que abarcar tanto la seguridad del paciente como la del equipo de salud que se encontraba vulnerable y sobrecargado, en un contexto cambiante. Revisamos los procesos de flujos de pacientes dentro de la institución, y adaptamos toda nuestra normativa focalizando en el principal desafío que nos había puesto la pandemia: el control y prevención de infecciones para nuestros pacientes y nuestro personal de Salud.

Se realizaron recorridos de calidad y trazados de los procesos para poder corregir en tiempo y forma los desvíos no deseados e implementar las mejoras necesarias.

- ¿Cómo llevaron a cabo las pautas del programa de acreditación y cómo fue el proceso de evaluación?

-El programa comenzó 6 meses antes con un “alistamiento” en el cual un representante de Itaes nos acompañó en la completitud de los capítulos que conforman el Manual de acreditación.

Cada capítulo está dividido en estándares donde se establecen los requisitos para cada una de las funciones esenciales, tanto las funciones centradas en la atención del paciente como las que se refieren al funcionamientode la organización, que deberá cumplir para ofrecer la mejor calidad asistencial posible.

El trabajo consistió en revisar con los jefes de servicios los estándares de cada capítulo del programa; mejorarlos desvíos; y medirel grado de cumplimiento. El proceso evaluativo fue una experiencia muy enriquecedora ya que se llevóa cabo una metodología de evaluación virtual, muy diferente a las anteriores, que permitió trazar todos los procesos que intervienen desde que un paciente ingresa, recibe la atención y egresa de la Institución. La virtualidad en el proceso evaluativo, con la implementación de herramientas tecnológicas, implicó un gran desafío para todos.

- ¿Cuál fue el rol del personal de Salud en los procesos evaluativos?

- El personal de Salud mantuvo un rol activo, demostraron compromiso con el proyecto de acreditación que se percibió en todo momento de la evaluación. La modalidad evaluativa implicó un esfuerzo extra, dado que el personal tuvo que exponerse a estrictos interrogatorios en línea, desde las áreas asistenciales.

- ¿Cuáles son los beneficios, para las organizaciones de Salud, de la obtención de la acreditación?

- Para la organización, la obtención de la acreditación le permite demostrar sus logros de calidad y compromiso con la mejora continua.Para el personal de la institución, el reconocimiento de su participación y motivarlos a continuar trabajando con mejores estándares de calidad. Para el paciente, que la institución realice un esfuerzo para brindar una atención más segura aumenta su confianza.

- ¿Qué desafíos deja esta nueva acreditación?

- El desafío más importante que nos deja es el de pensar hacia adelante cómo podemos cada día mejorar la calidad de nuestras prácticas, y consolidar una cultura donde todos y cada uno de los que trabajamos en la institución tengamos como objetivo una atención más segura.




Fuentes: 
- Diario "Democracia" de Junín (edición digital del 25 de julio de 2021) 
- "En Contacto", revista institucional del Grupo LPF.  Año 17, Nro. 64, Agosto 2021.